miércoles, 7 de agosto de 2013

Las cartas no predicen, solamente dicen, exponen, anuncian, algo potencialmente creado para desarrollarse en el futuro a partir de tu actual disposición mental y espiritual. Es tu responsabilidad operar los ajustes o cambios necesarios para mejorar tu actitud frente a aquellos posibles acontecimientos no tan agradables. Todo comienza a cambiar favorablemente cuando tomamos consciencia de que no estamos librados al azar y que el plan de Dios en la Tierra es perfecto.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario